Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

¿Me contás un cuento, abuela? (Vicky)

Imagen
—¿Me contás un cuento, abuela? Uno nuevo.
—Está bien, preciosa. ¿Y de qué te gustaría que fuera?
—De chanchos, cerditos.
—Bueno, a ver… En un hermoso lugar, rodeado de montañas y mucho verde vivía un chanchito…
—¿Con quién vivía?
—Con su mamá, su papá...
—¿Tenía hermanos?
—Sí, cuatro hermanos mayores que él.
—¿Eran nenes o nenas?
—Dos eran machos y dos hembras.
En sus ojos de cielo se pinta una cierta duda, mientras yo espero una pregunta al respecto, que no se produce.
—Ah— dice como si todo estuviera en orden. Entonces yo continúo.
—Este chanchito, que se llamaba…
—No, abuela, el cerdito no tiene nombre.
—Como quieras. Este cerdito que no tiene nombre era el más pequeño de sus hermanos por eso…
—Ya sé, como era el más chico, los hermanos le decían siempre lo que tenía que hacer y él se enojaba.
—Puede ser, pero tal vez lo que hacían los hermanos mayores era enseñarle al chanchito sin nombre algunas cosas que él no sabía porque todavía era chiquito, entonces…
—¿No te das cuenta, abu…

Las herederas de Los Beatles

Imagen
Antonio, personaje de "Atreverse", en el monólogo final de la obra.


"Son mujeres…
Discuten a los gritos, se amigan a los llantos, se critican, se halagan, se atacan, se defienden… y nos preguntan, y se preguntan, todo el tiempo y a toda hora. A los hombres nos acusan de ser mentirosos. Depende cómo se mire… Seguramente no mentiríamos tanto si ellas hiciesen menos preguntas… (mira hacia el grupo de mujeres detrás de él).
Si me escucharan no dudarían en acusarme de machista. Sería injusto. Yo las admiro, de verdad, pero por quienes siento una especial admiración es por las mujeres de mi generación. Las herederas de Los Beatles, nacidas bajo la era de Acuario. Las que son capaces de comprarse, al mismo tiempo, una caja de herramientas y un corpiño negro de encaje. Son prácticas, atrevidas, maravillosas y con estilo, incluso cuando nos hacen sufrir.
Casi todas están casadas o divorciadas, o divorciadas y vueltas a casar, siempre apostando a la esperanza de que, esta vez sí va…