¿Me contás un cuento, abuela? (Vicky)



—¿Me contás un cuento, abuela? Uno nuevo.
—Está bien, preciosa. ¿Y de qué te gustaría que fuera?
—De chanchos, cerditos.
—Bueno, a ver… En un hermoso lugar, rodeado de montañas y mucho verde vivía un chanchito…
—¿Con quién vivía?
—Con su mamá, su papá...
—¿Tenía hermanos?
—Sí, cuatro hermanos mayores que él.
—¿Eran nenes o nenas?
—Dos eran machos y dos hembras.
En sus ojos de cielo se pinta una cierta duda, mientras yo espero una pregunta al respecto, que no se produce.
—Ah— dice como si todo estuviera en orden. Entonces yo continúo.
—Este chanchito, que se llamaba…
—No, abuela, el cerdito no tiene nombre.
—Como quieras. Este cerdito que no tiene nombre era el más pequeño de sus hermanos por eso…
—Ya sé, como era el más chico, los hermanos le decían siempre lo que tenía que hacer y él se enojaba.
—Puede ser, pero tal vez lo que hacían los hermanos mayores era enseñarle al chanchito sin nombre algunas cosas que él no sabía porque todavía era chiquito, entonces…
—¿No te das cuenta, abuela?
—¿De qué?
—El cerdito era muy inteligente y podía hacer las cosas solo, sin que los hermanos mayores lo molestaran todo el tiempo.
—De acuerdo, pero…
—Gracias abuela, me gustó muchísimo tu cuento.

Fin, y a otra cosa.
Cuestiones de hermanos mayores y menores.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Fantástico conto dun conto. Fermoso e moi real e metafórico. Bicos.
Carmen Graña Barreiro ha dicho que…
Gracias, cariño. Á pequena gústalle moito facer un conto do conto... Bicos
Alicia. ha dicho que…
Carmen me encanto mientras lo leia me imaginaba a Vicky preguntandote con esa carita de vaga,jaja muchos bicos a las dos.
Carmen Graña Barreiro ha dicho que…
Gracias Alicia. Ella siempre se mete en el cuento que se le está contando. Termina haciéndolo a su manera. ¡Es un solcito!!! Bicos
Elena Fojo ha dicho que…
Querida Carmen: Te cuento que salió publicado mi libro "Sin distress se aprende mejor"

Entradas populares de este blog

El Camino de las Mujeres Raras

¿A qué huelen las retamas? (As xestas)

Las cenizas y el "malentendido panteísta"